Elección de agua para las plantas carnívoras Leave a comment

Primero que todo, debes evitar usar agua del caño, ya que contiene cloruros y fluoruros además de altos niveles de calcio en aguas duras. Las aguas duras tienen el efecto de rebajar el pH de la tierra y recordemos que nuestra planta carnívora necesita de un sustrato con pH ácido para su correcto crecimiento. Las aguas duras compensan esa acidez bajando el pH de la tierra a niveles poco saludables para estas plantas.

El agua de lluvia es la más adecuada para las plantas carnívoras, sin embargo no siempre podemos tener un cubo lleno de agua de lluvia listo para regar nuestras plantas, pero no te preocupes, existen opciones.

Como alternativa, mucha gente utiliza el agua destilada o agua del grifo hervida y posteriormente dejada enfriar. Al hervir el agua, favorecemos el calcio y magnesio que contiene se deposite en el fondo del recipiente rebajando la dureza. En el caso de utilizar agua hervida, deberás hervirla 4 veces y dejarla enfriar y también deberás sustituir el sustrato cada seis meses para volver a recuperar el pH necesario.

La frecuencia de riego debe ser bastante alta para conseguir que la tierra esté siempre bien húmeda. Un truco para no tener que estar cada día echando agua a nuestra planta carnívora consiste en colocar una bandeja debajo de nuestra planta con aproximadamente 2,5 cm de agua, de este modo, la tierra absorberá esa humedad por capilaridad y tendrá siempre un buen grado de humedad. De todas maneras debes cambiar el agua de la bandeja  de vez en cuando, para evitar la formación de hongos y bacterias.

Durante el invierno, debes limitar el riego de la planta ya que, al estar en alto grado de humedad ambiental, requiere menos cantidad de líquido. Aunque siempre deberás verificar que la tierra deberá seguir húmeda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Consultas? Chatea con nosotros